Esta web utiliza cookies propias o de terceros. Al continuar con la navegación usted acepta el uso que hacemos de ellas. Si lo desea puede modificar sus preferencias en su navegador.

Aplicaciones de confort térmico

Se abren nuevas oportunidades en las aplicaciones térmicas

La demanda térmica o carga térmica de un edificio va a depender de distintos factores:

  • Climatología, emplazamiento, orientación,
  • Vinculados a la envolvente del edificio.
  • A las características ocupacionales y funcionales (condiciones interiores requeridas, cargas internas, nivel de ocupación, hábitos de los usuarios, etc.)

La estrategia a desarrollar en este sentido está dirigida a la reducción de la demanda energética la mejora en el rendimiento medio estacional de equipos y procesos o la acción simultánea sobre ambas.

La sustitución de los principales equipos de refrigeración y climatización, incorporación de sistemas de regulación y control, el análisis de las operaciones y mantenimiento de los equipos existentes, o la simple exigencia de renovación por obsolescencia, requieren de un análisis  que justifique una inversión a medio o largo plazo.

En estos casos, esta sustitución puede estar marcada por la propia regulación como es el caso de enfriadoras y bombas de calor, por la sustitución de gases refrigerantes como el R22.

Se abren nuevas oportunidades en las aplicaciones térmicas, como las bombas de calor y las enfriadoras (ha permitido alcanzar una elevada eficiencia energética frente al uso de otras tecnologías convencionales basadas en el uso de combustibles fósiles), su simplicidad en la instalación y mantenimiento así como unos costos relativamente bajos, altas prestaciones, los han configurado en una alternativa atractiva para la generación de confort en los entornos terciarios (edificios de oficinas, hospitales, hoteles, colegios, centros de ancianos, etc.).

Otras medidas sencillas pueden ir encaminadas a un mejor ajuste de las necesidades de climatización y refrigeración mediante la monitorización y control, la escalabilidad de los sistemas y la incorporación de variadores de frecuencia para bombas y ventiladores, deben ser acciones a tener en cuenta ya que pueden lograr un grado de adaptación a tener en cuenta a la hora de satisfacer una demanda variable.

 

    Ir arriba