Esta web utiliza cookies propias o de terceros. Al continuar con la navegación usted acepta el uso que hacemos de ellas. Si lo desea puede modificar sus preferencias en su navegador.

Auditorías energéticas

La Auditoría Energética es una herramienta utilizada para la evaluación eficiente de la energía y es el paso previo a la generación de un Programa de Ahorro de Energía o Plan de Eficiencia Energética de cualquier empresa independientemente de su sector de actividad.

Publicación RD 56/2016

El pasado 13 de febrero de 2016 se publicó en el Boletín Oficial del Estado, el RD 56/2016 de 12 de febrero, por el que se transpone parcialmente la Directiva Europea de Eficiencia Energética 2012/27/UE relativa a la eficiencia energética en lo referente a las auditorías energéticas, acreditación de proveedores de servicios energéticos y promoción de la eficiencia del suministro de energía en procesos de producción y uso del calor y frio.

La publicación de esta norma regulatoria ha introducido cambios significativos que van a marcar los nuevos modelos de gestión de las grandes empresas en el ámbito energético. Como primer paso, se establece la obligatoriedad de realizar auditorías energéticas sobre el 85% del consumo final de todos los combustibles y fuentes de energía de instalaciones y edificios vinculados a la actividad empresarial.

El horizonte temporal para dar cumplimiento a esta normativa, es hasta el 13 de noviembre de 2016 para auditorías nuevas y hasta el 14 de mayo de 2016, para auditorías realizadas con posterioridad al 5 de diciembre de 2012 que cumplan ciertos requisitos.

Oportunidades de generar ahorros de energía  y reducción de emisiones de CO2

Como paso previo a cualquier Plan, es necesario identificar claramente la situación actual, disponer de un histórico de datos de consumo, conocer los costes asociados al suministro, conocer los componentes básicos de nuestras instalaciones y los hábitos de los usuarios. En conclusión, determinar nuestro punto de partida.

Posteriormente, con las herramientas necesarias, estaremos en disposición de explorar el potencial de ahorro y las propuestas de acciones de mejora susceptibles a valorar. Siempre habrá que analizar la viabilidad tecnico y económica de cada medida dentro de las alternativas tecnológicas disponibles.

La empresa en ese momento debe establecer los objetivos que quiere lograr, definir unos indicadores que le permitan realizar un seguimiento y control del cumplimiento de los objetivos, la validación de la mejora en los indicadores o ratios y la verificación de los ahorros generados. Se elabora un Plan de Ahorro de Energía.

El resultado debe plasmarse en una planificación de inversiones, denominada “Programa de Acciones e Intervenciones”, donde se detalla las medidas a implementar con una metodología y plantificación temporal.

Todo plan que requiera de una inversión debe incluir un exhaustivo análisis  de las necesidades de capital necesarias y las alternativas posibles así como de la disponibilidad de ayudas y subvenciones públicas de las que pueda beneficiarse nuestro proyecto. 

 

VER INFOGRAFÍA

 

    Ir arriba